El sangrado de encias, tanto espontáneo como al cepillado, es uno de los signos más frecuentes de las enfermedades de las encías. Estas se caracterizan por el enrojecimiento, la inflamación en una respuesta del cuerpo a la presencia de bacterias sobre la superficie de los dientes en forma de placa bacteriana.